Noticias
Primera profesión religiosa
En la Solemnidad de Nuestra Senora de Czêstochowa, Fundadora de la Congregación de las Hermanas Albertinas Siervas de los Pobres, dos hermanas, después de dos anos de noviciado, profesaron sus primeros votos religiosos: de castidad, pobreza y obediencia. Pronunciando la fórmula de los votos las hermanas se entregaron de todo corazón a la Familia religiosa fundada por Santo Hermano Alberto para, con el auxilio del Espíritu Santo, conseguir la caridad perfecta por la constante oración y penitencia y el servicio abnegado a los más pobres, abandonados y sufridos, glorificando así, eternamente, a la Santísima Trinidad. En nuestra cultura, un símbolo visible del casamiento es la alianza que significa que dos personas quieren constituir una comunidad de amor. En la Congregación de las Hermanas Albertinas el signo de los primeros votos es el velo que simboliza entrega absoluta a Jesús.

Luego las hermanas recibieron las Constituciones religiosas que intentarán de vivir, es decir los derechos y obligaciones que traducen el carisma del Santo Hermano Alberto a la luz del Evangelio y definen el modo albertino de imitar a Cristo.

Cada hermana recibió también una vela encendida, signo de la luz de Jesús. Presidió la celebración de la Santa Misa el Pbro. Dr. hab. Roman Bogacz. Fueron cocelebrantes sacerdotes amigos. Tomó también parte en la solemnidad la familia de nuestras hermanas.
Galería: