VIDA Y
ESPIRITUALIDAD


Vida
 
La beata Bernardina nació el 5 de agosto de 1878 en Polonia. A los 18 años de edad entró en la congregación fundada por
el hermano san Alberto Chmielowski, para servir a los más pobres y abandonados. Se destacó por una particular devoción a la Eucaristía y por su extraordinaria bondad. Es cofundadora de la
Congregación de las Hermanas Albertinas Servidoras de los Pobres. Murió el 23 de septiembre de 1940, en Cracovia.
 
"Hagamos el bien a todos"

De los escritos de la beata Bernardina
(Selección de los escritos de la hermana Bernardina María Jabłońska, Cracovia, 1988, págs. 27 y 29)


Hagamos el bien a todos

Debemos atar todas las cosas como espigas, leñas, flores, para poder conseguir un buen resultado o que algo esté unido. Cuanto más fuerte es la cuerda, más seguridad hay de que las cosas estén bien unidas.
Así actúa el amor. Si no hay amor en el alma, se disiparán las virtudes practicadas y de nada servirán la misericordia, el trabajo y la obediencia. Dios nos ha dado muchas posibilidades para amar al prójimo, y no podemos perder siquiera la menor oportunidad.
Hagamos presentes las obras de Jesús, sus esfuerzos, amor, mansedumbre, sus sufrimientos y lágrimas divinas, y, sobre todo, seamos su misericordia ante la miseria del alma y del cuerpo del prójimo. La fatiga y el sufrimiento pasarán, pero la misericordia no pasará. ¡Oh, cuánta dulzura llena mi alma cuando me acuerdo de que Jesús pasó por la Tierra haciendo el bien a todos!
Quisiera cumplir cada ruego, secar cada lágrima, consolar con una palabra a todas las almas afligidas, ser siempre buena para todos y bondadosísima para los más infelices, hasta llenarme con su dolor.
¡Oh, Jesús, que no viva para mí! Llena mi alma con tu bondad y misericordia y derrámala sobre todas las huellas de la miseria humana. Dame la gracia de poder sustituirte, haciendo el bien a todos, en este valle de lágrimas.
¡Oh, Jesús, que estás a la derecha del Padre y vives en nuestras almas, enciende en mi corazón el fuego de tu amor y el anhelo de estar en tu gloria! Dame la gracia de trabajar incansablemente, déjame contemplar tu bondad y tu grandeza en todas tus obras.
Anhelo amar, sufrir, sacrificarme y entregarme a Dios en todo, confiar en Él sin límites, vivir en silencio y olvidada, y seguir a Jesús desde su nacimiento hasta la cruz.
Que las obras, sufrimientos y lágrimas de Jesús nos hagan crecer en santidad, para que pasemos por este mundo haciendo el bien a todos.
 
Hermanas Albertinas
Urbanización Ende
N 129
Casilla 1887 COCHABAMBA – Bolivia
America South
tel.
00-5914/ 42-42-675
e-mail: albert@supernet.
com.bo

Dom Generalny
Zgromadzenia Sióstr Albertynek
ul. Woronicza 10
31-409 KRAKÓW
POLOGNE

Novena

Pidiendo La Intercesión De La Beata Hna. Bernardina

Senor Jesucristo, que has querido que el corazón de la Beata Hna. Bernardma fuese a ejemplo de Tu Sacratisimo Corazón. lleno de amor y de bondad, y le has dado una gran sensibilidad hacia los necesitados, los hambrientos y los que sufren, por su intercesión, concederne, Senor, la grada..................... que con fe te encomiendo.

Padre nuestro .......
Ave Maria .............
Gloria ...........
Beata Hna. Bernardina ruega por nosotros


Colecta

Dios omnipotente y misericordioso,
que hiciste a la beata Bernardina, virgen,
diligente en obrar el bien,
concédenos, por su intercesión,
la gracia de servirte en la oración y en al amor fraterno.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios por los siglos de los siglos